Empecemos por el principio: EL CUENTO

En cierto momento de nuestra evolución surgió la narración. Antes de la narración todo lo que ocurría carecía de sentido, o al menos era aceptado tal y como sucedía… el universo estaba lleno de ruidos aquí y allá.

Un buen día, quizás una buena noche, alguien decidió apoderarse de un acontecimiento. Lo agarró y lo hizo suyo. Quizás por un simple deseo de dejar algo a sus descendientes, o para tratar de advertir sobre un peligro, quizás simplemente quiso tenerlo a mano para mostrarlo a modo de ejemplo… esa posesión provocó que los ruidos que había en el universo se ordenaran en una historia y así el ruido se transformó en música, la música se expresó en la voz y la voz fue difundida.

Así que en cierto momento de nuestra evolución surgió la narración como necesidad de compartir un sentido de la vida, ya fuera sobre un hacer  o un ser. Mucho después de aprender a dejar nuestros conocimientos a través de la palabra escrita, la narración oral seguía siendo la principal forma de transmisión que tenía el pueblo, porque la voz y, más aún, la imagen son códigos universales que no entienden de clases sociales.

Este blog habla de un proyecto que nació en el taller La lectura del ilustrador, los alumnos debíamos centrarnos en un autor de la literatura popular y escoger uno de sus cuentos para más adelante sacarlo del libro y transformarlo en un objeto.

Leímos mucho. Mucho. No resultó una tarea fácil… el cuento popular hoy representa un tema de debate, sin embargo podemos encontrar en ellos una construcción de personajes sólida, los conflictos a los que se enfrentan son universales y complejos, sin embargo son expuestos de forma sencilla, que no simplista. La estructura del cuento popular da giros inesperados que consiguen despertar nuestro interés y nos invita a fantasear. Disponemos de muchas versiones de Blancanieves, pero ninguna de ellas nos hace contener el aliento como la versión de los hermanos Grimm.

Es por ello que no fue una tarea fácil escoger solo un cuento porque me habría gustado ilustrar varios…

El autor que escogí fue Aleksander Nikoláyevich Afanásiev, un apasionado del cuento popular y el folclore.

exlibris-PB060185

Recopiló centenares de cuentos populares rusos, muchos de los cuales no tenían referencias escritas y tuvo que capturarlos directamente de la tradición oral. Gracias a ello también es posible captar esa magia, no hay artificios ni se disfraza estéticamente el texto… las historias son sencillas pero la picardía y la espontaneidad se han conservado. Mis favoritos eran los cuentos de animales, especialmente de la zorra (de ahí que mi ex-libris presente a Afanàsiev como un cuentacuentos disfrazado de zorra).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tras hacer algunos ejercicios con varios cuentos, el cuento ganador da nombre a este blog,  La zorra curandera:
Un viejito planta una semilla que da una planta que crece, crece, crece… arrasa todas las posesiones del viejo pero antes que cortar la planta él la cuida y la mantiene con el sueño de aspirar a algo más (merece la pena leer el cuento así que no desvelaré más).

¿Por qué escogí este cuento?

  1. Es una historia sobre la vida, la muerte y la fe. El principal conflicto de la historia es que el viejo es capaz de arruinar su vida con la esperanza de llegar a una vida mejor, algunos pueden simplificarlo en pecar de avaricia pero yo personalmente creo que tiene más que ver con esperar que la vida nos debe algo más, confiar ciegamente en que hay un destino mejor para nosotros.
  2. La fe supone un juego narrativo. Ya en el título se nos plantea el conflicto: la zorra curandera. Podemos creer o desconfiar, en ambos casos ya ha logrado captar nuestra atención y plantearnos el conflicto de la historia.
  3. Hay una gran belleza en la simetría del cuento. En el cuento podemos ver: cielo y suelo; viejo y vieja; fertilidad y no fertilidad; impedimento y fe… todo ello unido por el tallo de un árbol que no para de crecer y que será el que una todos estos conceptos.
  4. El humor. Hay muerte y tragedia, sin embargo hay humor y expectación.

Sin saberlo este cuento iba a suponer una lección importante:

una buena historia que nos toque siempre mueve en nosotros la capacidad para crear nuevas vías de narración donde expresar nuestra propia lectura.

Anuncios

Un comentario en “Empecemos por el principio: EL CUENTO

Los comentarios están cerrados.